Qué es la Agilidad y su aplicación en el ámbito del Project Management

¿Qué es la Agilidad, y cuál es su aplicación en el ámbito del Project Management? Aquellas personas que están interesadas en la Gestión de Proyectos, cada vez se sienten más atraídas por el concepto de “Agilidad”, y su utilidad en el entorno del Project Management. En este post repasaremos brevemente el significado de Agilidad, y conoceremos los principales beneficios que pueden derivar de su uso, así como la posibilidad de combinarla con enfoques más tradicionales.

¿Qué es la Agilidad?

La Agilidad en un enfoque de gestión que se basa en ciclos de desarrollo cortos conocidos como “iteraciones” o “sprints”. Se utiliza esta técnica con el objetivo de enfocarse en la mejora continua del desarrollo de un producto o servicio.

Aunque los métodos iterativos e incrementales de desarrollo de software se remontan a 1957, fue en 2001, cuando 17 desarrolladores de software publicaron el conocido como Manifiesto Ágil, un hito que pone de relieve la formalización del movimiento Ágil. El Manifiesto por el Desarrollo Ágil de Software es una proclama formal de cuatro valores y doce principios. Estos, son la base y la guía que cualquier organización, persona o profesional necesitan conocer para implementar un enfoque de trabajo iterativo, y centrado en las personas.

Originalmente fue concebido para su utilización en la industria del software, en la actualidad, son muchos los sectores productivos que emplean un enfoque Ágil en el desarrollo de productos y servicios, debido a la naturaleza altamente colaborativa y más eficiente de la metodología.

¿Por qué emplear un enfoque Ágil?

Como comentábamos, el concepto “Agile” fue desarrollado originalmente en el ámbito de la industria del software, para agilizar y mejorar el proceso de desarrollo, en un esfuerzo por identificar y ajustar rápidamente los problemas y los defectos. La Agilidad proporciona el marco de trabajo para que los diferentes equipos entreguen un mejor producto y de manera más rápida, a través de sesiones / sprints cortos, iterativos y altamente colaborativos.

En términos de beneficios para el negocio, trabajar desde una perspectiva Ágil contribuirá a:

  • Aumentar la flexibilidad
  • Incrementar la Productividad
  • Mejorar la transparencia
  • Aportar más calidad en las entregas
  • Disminuir el riesgo de no cumplir con los objetivos
  • Contar con un mayor compromiso y satisfacción de las partes interesadas

Agile Project Management: los beneficios de la Agilidad aplicados a la Gestión de Proyectos

Además, el enfoque Ágil aplicado a la gestión de proyectos ofrece múltiples beneficios a los diferentes interesados en la gestión del proyecto. Por ejemplo:

  • Implementar las soluciones más rápidamente
  • Reducir los desperdicios a través de la minimización de recursos
  • Disponer de mayor flexibilidad y adaptabilidad sobre los cambios
  • Obtener mayor éxito a través de esfuerzos más enfocados
  • Disponer de tiempos de respuesta más rápidos
  • Detectar más rápidamente problemas y defectos
  • Disfrutar de:
    • procesos de desarrollo optimizados
    • un marco de trabajo “ligero”
    • un mejor control del proyecto
    • soluciones más enfocadas en las necesidades específicas de los clientes
    • incremento de la colaboración

Combinando Ágil con otros enfoques y metodologías

Es habitual combinar la Agilidad con otras metodologías y enfoques para crear soluciones híbridas. Así mismo, tambien es habitual combinar diferentes metodologías y técnicas para implementar un enfoque Ágil, aunque esta cuestión la trataremos en otro post.

A veces, las empresas emplean enfoques tradicionales para  gestionar una o más fases, como la planificación, cuando ésta no requiere de pasos rápidos o repetitivos. La planificación en particular requiere de un enfoque más integral, metódico, y a menudo más lento para definir, analizar y documentar los aspectos de un proyecto. Por todo ello, el enfoque en cascada (waterfall), puede resultar una mejor opción. Una vez que un proyecto entra en la fase de desarrollo, los cambios rápidos y repetitivos requieren un enfoque diferente y aquí es donde se actúa desde una perspectiva Ágil; para entregar los mejores resultados en el menor tiempo posible.

Este enfoque híbrido ayuda a que la Agilidad sea aún más adaptable en diversas industrias o para adaptarse a la naturaleza más única de un proyecto, producto o servicio. De nuevo, se requiere la diligencia debida para determinar la idoneidad y la capacidad de los diferentes métodos y procesos disponibles.

Si te ha parecido interesante este artículo y quieres aprender a Gestionar Proyectos con enfoques Ágiles, te invitamos a que accedas a la formación que encontrarás en el siguiente enlace:

Master Oficial en Project Management

QUIERO SABER MÁS
QUIERO SABER MÁS
By | 2018-06-18T09:50:41+00:00 junio 18th, 2018|Gestión de Proyectos|0 Comments

About the Author: